Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

Història del Municipi

Historia del municipio

Guardamar

1968

Pare missioner

1967

Guardamar de la Safor posee un término municipal d'1,10 km2 de extensión (1.324 fanegadas) y 481 m de litoral mediterráneo. El municipio linda al norte con Gandía y Daimús; por el oeste, con Gandía y Bellreguard; por el sur, con Miramar; y por el este, con el mar Mediterráneo. Las principales vías de comunicación con que cuenta son la carretera de Nazaret a Oliva, una carretera a la playa y un camino rural que lo une con Daimús y Miramar y que va paralelo a la falla costera. Este accidente geográfico divide el término en una parte pantanosa y en otra más elevada, de agricultura tradicional de regadío, que utiliza el agua de la acequia Común de Gandía. El casco urbano, igual que en Daimús y Miramar, se encuentra instalado sobre la falla geológica y se organiza en torno al "carrer de l'Església". En conjunto, el pueblo aparece estructurado en cuatro islas de casas y tres calles primitivas, a los que se unieron, posteriormente, al "carrer del Moli" y "el carrer Nou".

Seguramente, la alqueria hispanomusulmana Rahal-Soltan, que aparece en un documento del año 1240, se ubicaria, aproximadamente, en el actual emplazamiento del pueblo. A finales del siglo XIV, en Guardamar tan solos vivían tres familias de mudéjares. Su señor feudal, el caballero Bernat Verdeguer, ejercía de justicia y jurado en la villa de Gandía durante un buen puñado de años y, entre otras actividades, se dedicaba a prestar dinero en forma de censales. Durante la segunda mitad del XV, los Verdeguer emparentaran con los Tamarit, familia con la que compartían negocios e intereses. Los Tamarit, aparte de prestar dinero a particulares, también ocuparan cargos importantes al servicio de los duques de Gandía como procuradores o alcalde señoriales.

A finales de los quinientos, la familia Tamarit decide construir un molino anexo a la casa de la señoría por lo que tuvo que pedir dinero prestado. Con la expulsión de los moriscos en el año 1609, el pueblo quedó deshabitado hasta el año 1612  cuando la señora de Guardamar, Rafaela Tamarit,  firmaba el carta puebla comn 15 repobladores, algunos de los cuales eran de origen mallorquín. Fueron unos años muy difíciles y los recién llegado  no arraigaban  y acabaron marchándose. En  el año 1635, los Tamarit se ven obligados a vender el señorío porque arrastraban una deuda de casi 3000 libras y sus acreedores habían acudido a los tribunales. Enric de Miranda, un generoso  de Oliva  que había recibido una herencia de más de 50.000 dcuados de su padre compraba el  señorío por 8.300 libras. Después de la expulsión de los moriscos, la caña de azúcar fue sustituida progresivamente por el olivo, la morera y la uva. A finales de esta centuria,  se clausuraba el molido por la poca viabilidad del negocio del azúcar.

Durante la Guerra de Sucesión (1705-1707) , al igual que en otros municipios, algunos vecinos dejaban de pagar los impuestos señoriales por lo que eran denunciados en la Audiencia. Este siglo viene marcado por la prosperidad, la población aumentaba y algunos labradores propietarios tenían suficiente capacidad económica para  arrendar  los derechos dominicales del pueblos y de algunas instituciones religiosas. En el año 1760, la señora de Guardamar, Francesca Antònia Pallarés,  descendiente de Enric de Miranda se casaba  con el marqués de  Mira-sol, un noble de València dedicado a comandar  loes efectivos militares de salvaguardia de la costa del Reino y que edificaba un molino harinero  en el pueblo para aumentar sus rentas.

Carrer de l'Església

1970

La bomba d'aigua

Ya en el ochocientos, muchos labradores endeudados se veían obligados a vender sus tierras a los burgueses terratenientes que estaban interesados en plantar uva moscatel y arroz ante las expectativas de negocio de estos cultivos. La mayor propietaria del  pueblo hasta el año 1850 era la viuda de Josep Rausell de Gandia.  Los procuradores de estos terratenientes tenían una presencia destacada en la vida político y social de Guardamar entre el  siglo XIX y el XX, como la familia  Santmateu o Poquet. Un hija del marqués de  casada con Frederic Trènor, el señor del convento  de Sant Jerònim, heredaba todos los bienes de su padre en Guardamar de la Safor Durante el periodo de la II República, al pueblo funcionaron hasta tres tabernar y hubieron diferentes proyectos para edificar una nueva escuela  así como para mejorar la asistencia sanitaria y la salubridad urbana  Hasta finales de la década de los 60, se cerraba la escuela de primaria y los estudiantes eran escolarizados en   Daimús. Guardamar ha comenzdo la explotación turística de su playa muy tarde, a partir de la década de los años 90 del siglo XX.

Algunos de loss edificios singulares del pueblo son la casa señorial de los Tamarit, algunas antiguas alquerías rurales y la iglesia de San Juan Bautista que comparte el  patronaje de la población con Nuestra Señora de la Leche. La iglesia se encuentra anexa a la parroquia de Miramar desde 1535. El  archivo  municipal conserva las actas desde 1828 y la contabilidad  desde de el 1880.

Frederic Barber

Autor de Guardamar de la Safor. Estudi de la història del poble.